Várices: Remedios y tratamientos

Várices: Remedios y tratamientos

Las várices se forman cuando las venas no realizan adecuadamente su función de transportar la sangre hacia el corazón y ésta se acumula en su interior.



En otras palabras, la sangre se va estancada en la vena y la circulación se hace lenta.

Por esa razón, la presión sobre las venas aumenta y éstas se dilatan y se convierten en várice que, en una primera etapa, adquieren la apariencia de “ramas azuladas” y luego, cuando esta situación se agrava, se presentan las várices esenciales o primarias, más gruesas y, sí se continúa en este proceso, pueden aparecer úlceras varicosas.

Aunque se pueden producir en cualquier parte del cuerpo las más frecuentes son las de las extremidades inferiores.

Las várices, cuando se desarrollan en las piernas, manifiestan una serie de síntomas que van desde hormigueos y calambres hasta, dolor y pesadez en los pies.

Las várices pueden aparecer en los siguientes casos:

  • Embarazo
  • Factor hereditario
  • Estreñimiento de larga duración
  • El estar mucho tiempo de pie o sentado
  • La obesidad
  • El tomar anticonceptivo orales
  • El envejecimiento

Remedios naturales para las várices

Remedio para las várices #1 
Hervir, durante 10 minutos, 50 g de sus hojas de ginkgo biloba en 1 litro de agua. Pasado ese tiempo, retirar del fuego y dejar refrescar. Tomar tres tazas al día. No consumirlo si se toman anticoagulantes

Remedio para las várices #2 
Verter 2 cucharadas de meliloto en medio litro de agua y hervir durante 10 minutos. Refrescar y tomar a lo largo del día, incluso fría. Añadir un poco de miel si se siente amarga. Este remedio mejora la circulación linfática, pero no se debe tomar si se sufre de alguna afección de hígado.

Remedio para las várices #3
 Hervir 1 cucharada de centella asiática en 1 taza de agua durante 5 minutos. Tapar, dejar refrescar y luego colar. Tomar una taza de esta infusión al día separada de la comida. Este remedio no sólo es efectivo para la circulación sino que también mejora y repara los tejidos dañados en caso de úlceras varicosas.

Remedio para las várices #4 
Aplicar compresas de vinagre de manzana fresca en la zona afectada hasta que el cuerpo absorbe su frescor lo que alivian el malestar de las várices.

Remedio para las várices #5 
Mezclar 2 cucharadas de aceite de almendras, 1 de esencia de hojas de ciprés, 1 de esencia de limón y 1 de menta y colocar en un frasco pequeño, cerrar y agitar. Extender en la zona donde están las várices y se da un masaje suave para activar la circulación. Antes de aplicarlo, se recomienda colocar una gota en la muñeca, si sale alguna erupción, existe reacción alérgica y no debe ser usado.

Remedio para las várices #6 
Cortar 6 dientes de ajo a lo largo y colocarlos en 1/2 taza de aceite de oliva virgen de primera presión en frío. Añadir, luego, el zumo de medio limón. Mezclar y colocar, por 1 día, en un frasco de vidrio con cierre hermético. Aplicar, mediante masajes suaves ascendentes, por el recorrido de la vena varicosa.

Remedio para las várices #7 
Verter 1 cucharadita de hojas secas de hammamelis en 1 taza que contenga agua que esté hirviendo. Tapar y dejar refrescar. Tomar 1 taza al día. Este remedio ayuda a desinflamar y aliviar la pesadez y el dolor que provocan las varices. No se debe tomar si se sufre gastritis o úlcera gastroduodenal.

Tratamientos para combatir las várices


Uso de la compresión. Por medio de medias antivárices que ejerzan presiones mayor a 10 mmHg, se disminuyen la distensión e hipertensión venosa. Utilizarlas durante todo el día previene el edema, a la vez que reduce la hiperpigmentación y la formación de trombos.

Escleroterapia. 
En su vertiente química, consiste en la aplicación de sustancias esclerosantes dentro de las várices, por medio de inyecciones, para lograr su desaparición. A lo largo del tiempo se han utilizado muchas combinaciones, como las soluciones hipertónicas y el polidocanol. Hasta los momentos, esta última sigue siendo la mejor técnica en el tratamiento de várices, según algunos especialistas.

Escleroterapia física láser. 
Hay varios láser para el tratamiento de esta patología, como: decolorante pulsado (Dye láser 595nm-Vbeam), Diodo 900nm, Nd:YAG de 1.064nm y el uso de luz pulsada intensa (IPL) con filtros alrededor de 600nm. Todas estas fuentes de luz tienen como objetivo la hemoglobina, la cual posee un amplio rango de absorción por la luz. Dependiendo de la profundidad de las várices, se pueden usar distintos tipos de láser.

Cirugía. 
Solo se realiza en personas con insuficiencia venosa severa, en manos de cirujanos cardiovasculares.


Recomendaciones

  • Consumir alimentos ricos en calcio (yogur, pescado, almendras, germinados de alfalfa) y el magnesio (hay mucho en los caracoles y en los cacahuetes, en el maíz y en legumbres como los garbanzos), ya que mejoran la estabilidad y equilibrio de las paredes de los vasos sanguíneos.
  • Evitar el estreñimiento, ya que empeora las várices. Para ello, se debe incluir enla dieta los frutos secos, la fruta fresca y desecada (las ciruelas pasas, por ejemplo), las verduras, las legumbres y los cereales integrales.
  • Evitar la grasa de origen animal, la sal y las frituras;
  • Usar a diario un par de pantimedias elásticas de comprensión así no se inflamarán las venas.
  • Flexionar las piernas Cuando se flexionan los músculos de las piernas, se facilita el proceso de circulación. Para ello, se recomienda tomar un descanso cada hora y caminar. Igualmente, resulta conveniente flexionar la articulación del talón de arriba hacia abajo y viceversa 20 veces cada vez.
  • Dormir con una almohada, cojín o similar debajo de las piernas para facilitar una cierta elevación de las mismas y el retorno de la sangre hacia el abdomen y corazón.
Compartir en Google Plus
Comparte en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales