Beneficios de belleza de la leche

La leche se utiliza en la elaboración de diferentes productos de belleza como jabones y cremas, porque contiene hidratos de carbono, grasas y proteínas que la convierten en un excelente suavizante. Además, humecta y nutre la piel por sus minerales (calcio) y vitaminas (A, B, y D).
Beneficios de belleza de la leche
El secreto reside en el ácido láctico presente en este líquido, uno de los mejores exfoliantes e hidratantes que nos brinda la naturaleza. También estimula la producción natural de colágeno, posee bioproteínas que ayudan a retener la humedad, y biotina, que actúa como protector frente a agresiones externas.

Cleopatra iba más allá, dándose baños de leche de cabra para conservar su juventud. Al entrar en contacto con la piel, las lipoproteínas ayudan al paso de los nutrientes y del agua a través de la membrana de las células, dejándola suave como la de los bebés.

Y ella usaba de cabra por que entre más grasa contenga la leche, mejor será el tratamiento que se obtenga de ella. Ésta tiene en su composición más lipoproteínas que la de vaca, además, sus glóbulos grasos son más pequeños, evitando que se forme la capa de grasa que se obtiene cuando se deja reposar (¡Cleopatra no se bañaba en nata!).

¿Cómo utilizarla en casa?

Para que puedas aprovechar sus beneficios desde tu casa (además de beberla, eso debes hacerlo siempre pues evita la osteoporosis), te dejamos algunos tips:

Humectante
Si sientes tu rostro un poco acartonado, pasa un algodón mojado en leche por toda tu cara. Enjuaga con agua tibia. Sentirás la diferencia inmediatamente.

Desmaquillante
La leche es un perfecto removedor de maquillaje. Usa un poco de leche tibia (de preferencia entera) y aplícalo con tus toallitas desmaquillantes. Seca tu rostro con un algodón. Tu piel quedará limpia y tersa.

Pies suaves
Calienta un litro de leche entera e introduce tus pies durante 10 minutos. Enjuágalos con agua tibia y luego frótalos con unamezcla de sal en grano con aceite de oliva. Por último, aplícate una crema humectante y duérmete con unos calcetines de lana, tus pies quedarán más que perfectos.

Exfoliante:
Para exfoliar tu piel, mezcla 2 cucharadas de avena molida, una cucharada de miel y una de leche hasta conseguir una mezcla uniforme. Ponla sobre tu piel durante 15 minutos y enjuaga con agua tibia.

Manos suaves
Cuece una papa, y cuando se enfríe, pélala y aplástala. Añade 2 cucharadas de leche fría y 2 de miel. Aplícate esta mezcla sobre las manos y déjala actuar durante 15 minutos. Enjuaga con agua tibia.

Ojeras
Para deshacerte de las horribles ojeras y bolsas en los ojos, mezcla una papa cocida con migajas de pan remojadas en leche. Aplícatelo sobre los ojos y déjalo actuar durante 20 minutos. Retíralo con un algodón húmedo.



Compartir en Google Plus
Comparte en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales