Bicarbonato: un elemento aliado de la belleza

Bicarbonato: un elemento aliado de la bellezaSeguramente conoces el bicarbonato de sodio y lo encuentras sin ningún problema en la estantería de los supermercados. Casi nunca falta en las cocinas de las casas, ya que se utiliza en la preparación de postres, para llevar a cabo la limpieza del hogar; alivia malestares estomacales o simplemente en el refrigerador, ayuda a combatir los malos olores.

Además uso doméstico, puede usarlo cuidar piel

Además del uso doméstico, puede usarlo para cuidar tu piel / Foto: Thikstock

Independientemente de estos usos cotidianos que se le dan al bicarbonato de sodio, éste también puede ser un gran aliado en el cuidado de nuestra belleza y los resultados son sorprendentes. Aquí te comparto algunos consejos:

A la hora del baño. El bicarbonato ayuda a que tu piel elimine toxinas, la suaviza y neutraliza los olores naturales del cuerpo. Por lo anterior, es recomendable preparar tu tina de baño con agua tibia y agrega media taza de bicarbonato de sodio. Este elemento puede ayudarte a reducir el aroma de la transpiración, además de que el baño ayudará a relajarte, ¡disfrútalo!


Exfoliante. Es importante exfoliar nuestra piel para retirar todas las células muertas y que ésta luzca tanto tersa como luminosa. Además de que ayudarás a evitar la aparición de granos y espinillas. En el mercado existen muchos exfoliantes, pero nada más natural que exfoliar tu piel con bicarbonato de sodio. Prepara una mezcla de tres partes de agua por una de bicarbonato. Frota suavemente, con movimientos circulares, el área a exfoliar (cara, pies, manos y codos). Posteriormente, aclara y aplica una crema que te hidrate profundamente.

Enjuague. En ocasiones podemos sentir el cabello un poco grasoso o con poco brillo, esto se debe a la acumulación de productos que utilizamos para peinarlo y secarlo. En estos casos, incorpora una cucharada pequeña de bicarbonato a un poco de champú. Masajea muy bien tu cabello, deja que actúe entre cinco y 10 minutos, finalmente enjuaga con abundante agua (de preferencia tibia). Esto ayudará a remover todos esos residuos y tu cabello quedará más limpio y manejable.


Limpieza dental. Prepara una pastita de bicarbonato con agua y un poco de sal. Con ésta, cepilla dientes, encías y lengua. Te ayudará a eliminar manchas haciendo que tus dientes luzcan más blancos y será un auxiliar para mantener tu boca saludable, libre de bacterias, microbios y del mal aliento.


Blanqueador de uñas. Si eres una persona a quien le gusta traer las uñas esmaltadas, seguramente habrás notado que éstas van tornándose amarillentas. Para combatir esto, se recomienda preparar una pasta con bicarbonato de sodio y agua. Luego, aplícala en tus uñas (con un hisopo o con un cepillo de dientes viejo) dando un pequeño masaje, deja reposar por cinco minutos y retira con abundante agua. Repite este remedio cada 15 o 20 días y verás cómo tus uñas recuperarán su tono.

Pies cansados. Si has tenido uno de esos días estresantes, de un lado a otro y sin haber parado, tus pies necesitan que los consientas. Para esto, al llegar a tu casa, prepara un balde de agua tibia y disuelve tres cucharadas de bicarbonato de sodio. Sumerge tus pies y frótalos suavemente, sécalos y aplica una crema relajante con un ligero masaje. Notarás lo relajante que es.



Ahora ya sabes cómo el polvo que está guardado en tu alacena es un aliado en el cuidado de tu belleza. Pon en práctica estos sencillos consejos y los resultados te sorprenderán.


Recuerda… ¡tú generas el cambio!
Compartir en Google Plus
Comparte en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales