Las 4 mejores mascarillas para quitar el acné

¿Te salieron granitos? Para qué comprar tratamientos caros cuando la solución al acné puede estar en nuestro refri con ingredientes naturales para mascarillas caseras

Mascaras faciales, cuidados de la piel, recetas de mascarillas naturales para quitar acnéA pesar de que la mayoría de nosotras ya atravesó su época adolescente en la que las hormonas estuvieron a todo lo que daba y los granitos invadieron tu piel a su antojo, eso no necesariamente quiere decir que el acné sea cosa del pasado; porque por muy limpio que tengas tu cutis puede ser que el día menos pensado los granitos se vuelvan a aparecer por los siguientes factores:
  • Mala higiene.
  • Estrés.
  • Menstruación.
  • Piel muy grasa.
  • Piel muy seca.
  • No dejas respirar los poros (en caso de que te salgan en la espalda, por ejemplo).
  • No estás tomando suficiente agua.
  • Mala alimentación (si comes cosas muy procesadas o altas en grasa o condimentadas.
Para ayudar a mantener el acné bajo control no necesitas comprar tratamientos caros; mejor ese dinero inviértelo en una consulta con un dermatólogo o un endocrinólogo si es que el acné es anormal y se prolonga por mucho tiempo. Mientras vas con el médico, existen mascarillas caseras que te pueden ayudar a disminuir el problema, pero tienes que fijarte mucho en tu tipo de piel porque pueden resultar contraproducentes si no aplicas la que te corresponde:

1. Mascarilla de pepino

El pepino es sumamente hidratante ya que está compuesto en su 95% por agua, por lo que además resultará refrescante para tu piel y tiene el poder de desinflamar (por eso se ponen rodajas en los ojos cuando hay síntomas de cansancio).

Cómo hacerla: consigue un pepino mediano y córtalo en rodajas. En la licuadora mezcla el pepino con un yogurt natural de 150 gramos (procura que sea el menos procesado) y dos cucharaditas de miel natural (no maple). Una vez que se haga pastosa aplícala y deja reposar por 30 minutos. Repite tres veces por semana.

Recomendaciones: apta para todo tipo de piel.

2. Mascarilla de yogurt con avena

El yogurt natural actúa como limpiador natural y tiene propiedades antibacteriales, además de que algunos contienen probióticos por lo que mejoran las condiciones de la piel.

Cómo hacerla: consigue un yogurt natural (el menos procesado) en presentación individual. En un tazón mézclalo con dos cucharadas de avena y dos de miel. Revuélvelas perfectamente hasta quedar uniforma y la pasta que se haga úntala. Deja reposar por 30 minutos y enjuaga perfectamente con agua tibia. Posteriormente agrega una crema humectante que no sea grasosa.

Recomendaciones: no apto para pieles resecas.

3. Mascarilla de vinagre de manzana

No es la mascarilla más amigable tanto en olor como en reacción (algunas pieles no la pueden soportar), sin embargo es altamente efectiva si tienes granitos en la espalda, hombros o pecho porque regula el PH de la piel y la tonifica.

Cómo hacerla. Es muy simple, sólo tienes que vaciar un poco de vinagre en un mini tazón y remojar un algodón. El algodón lo pasas por las zonas donde hay acné (puede arder un poco) y esperas de inicio tres minutos. Si sientes mucho ardor, retírala inmediatamente con agua fría (para que la piel quede firme y se puedan cerrar los poros), de lo contrario espera hasta 5 o máximo 7 minutos.

Recomendaciones: antes de hacer el procedimiento completo, realiza una prueba para ver si tu piel es apta para esta mascarilla. Unta un poco de vinagre en tu antebrazo y espera de tres a cinco minutos. Si no te arde y al día siguiente no presentas reacciones, eres candidata.


4. Mascarilla de sábila con miel

Ambos ingredientes son los mejores amigos de tu piel. El aloe vera es un potentísimo desinflamatorio y nada agresivo con tu piel, mientras que la miel es un potente limpiador y antibacterial natural por lo que si juntas el poder de ambos resulta una muy potente mascarilla.

Cómo se hacerla: aunque no es 100% natural es más sencillo si compras un gel de aloe vera que si tienes tu planta de aloe vera en tu casa. Así que con un algodón pequeño unta sábila directo en el granito que quieras desinflamar y posteriormente aplica la miel en todo el rostro como si lo sellaras. Deja actuar por 15 minutos y retira con agua tibia.

Recomendaciones: si tienes la piel grasa únicamente aplica el aloe vera sin la miel. Posteriormente usa una crema humectante no grasosa.

Recuerda que al principio puede ser que broten más granitos en lugar de quitártelos. Esto es normal sólo por algunos días, si ves que el problema persiste acude con tu médico, y por ningún motivo apliques pasta de dientes o bicarbonato ni ningún otro producto químico.
Compartir en Google Plus
Comparte en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales