Los hábitos que envejecen


Los hábitos que envejecenEl paso del tiempo no se puede detener, pero sí enlentecer… o acelarar. Existen unos cuantos hábitos comunes y corrientes que, aunque no lo creas, te agregan muchos más años de los que tienes. Por ejemplo, ¿sabías que no dormir bien acelera el envejecimiento? ¿O que beber con sorbete a menudo propicia la aparición de arrugas alrededor de la boca?

Presta atención a los siguientes hábitos que envejecen. Si quieres verte más joven o ahorrarte unos años de tu imagen, tienes que evitarlos en la medida de lo posible.

Hábitos que son fácilmente evitables y para los no necesitamos gastarnos mucho dinero. Ya sabemos que somos lo que comemos, pero también nos afectan muchísimas cosas más: Lo que nos rodea, cómo nos sentimos, cómo dormimos y todas las pequeñas rutinas diarias que a veces no son muy buenas la salud de la piel. Para muestra estos diez ejemplos: 

1- Estar mucho tiempo delante del ordenador: La razón es que, aunque no nos demos cuenta, mientras respondemos emails o leemos largos informes en la pantalla, estamos frunciendo el ceño como si estuviéramos enfadados. Eso provoca profundas arrugas alrededor de los ojos y la en la frente. Además, el mirar hacia abajo muchas horas acaba aflojando los tejidos del cuello, lo que deriva en la temida papada. Poco podemos hacer si nuestro trabajo es sedentario pero al menos podemos subir la pantalla para tenerla al nivel de la vista, intentar no poner caras raras y relajar el cuello y los ojos siempre que nos acordemos…

2- Adelgazar de golpe: Está claro, una mujer muy delgada, sobre todo si ha perdido peso muy rápido, se le queda la cara chupada y la piel colgante, seca y sin vida. El rostro es uno de los primeros sitios en los que notamos la pérdida de peso, por eso hay que tener cuidado extra si estamos a dieta.

3-No dormir: Un clásico. No dormir bien o trasnochar es un maltrato enorme para el cutis porque durante la noche descansa de nuestros continuos gestos y se renueva desde dentro. Por si esto fuera poco, trasnochar suele significar un extra de ¡humo, maquillaje y bacterias! 

4- Tomar el sol o no ponernos crema con al menos SPF 15 (o confiar sólo en el factor del maquillaje): Esto ya es por salud, pero las mas coquetas deberían tenerlo en cuenta a la hora de conservar un cutis joven. El sol excesivo y sin protección nos añade años estéticamente (no hay nada peor que una mujer demasiado morena) y los que es peor aún, nos provoca arrugas y manchas… por no hablar del peligro de melanoma. Tampoco es buena idea confiar completamente en un maquillaje con factor de protección. Mejor crema todo el año.

5- Fumar (¡Y utilizar pajitas!) : Los delicados tejidos de alrededor de los labios son de los primeros en mostrar el paso del tiempo y añadir tensión a los tejidos con las pajitas y sobre todo con el cigarrillo es mala idea (en general fumar es lo peor que podéis hacer si queréis manteneros jóvenes por más tiempo… por no hablar de nuestra salud)

6- Frotarnos los ojos: Lo sé, esto es imposible de evitar pero podemos intentar controlarnos un poco cuando el sueño nos ataca o llevamos mucho tiempo frente al ordenador. Mejor lavarnos la cara con agua fría o utilizar una toallita húmeda… la delicada piel de los párpados nos lo agradecerá. 

7- Explotarnos los granitos: No es una manía sólo de adolescentes. Me temo que muchas mujeres conservan esa mala costumbre y van a la caza del grano sin ser conscientes de que la piel con la edad pierde capacidad de regeneración por lo que podemos hacernos una feísima cicatriz en plena cara. 

8-Usar productos que no son para nuestro tipo de piel: Parece una tontería pero dañamos nuestra piel (y por lo tanto nos añadimos años) si la sobre alimentamos o si por el contrario no le damos lo que necesita. Hay que conocerse bien antes de lanzarse a la sección de cosmética. 

9- Dormir de lado: Es la postura más cómoda pero no es muy aconsejable para el cutis porque aplastamos la cara contra la almohada demasiadas horas, dejándonos marcas y complicando la circulación de la zona. Mejor boca arriba.

10-Lavarnos la cara con jabón: Es una regla de oro para mantener la hidratación natural de la piel (aplicable al resto del cuerpo) busca siempre geles libres de jabón. Dejaras inmediatamente de tener esa sensación de tirantez tan molesta y nuestra piel respirará aliviada.
  • Bajar de peso abruptamente. La pérdida de grasa abrupta causa flacidez y un aspecto demasiado enflaquecido, que sin dudas agrega años.
  • Frotarse los ojos. Si contínuamente te frotas los ojos, puedes desarrollar ojeras y bolsas con facilidad, pues la piel de esa zona es muy sensible.
  • No usar gafas de sol. Los rayos de sol están cada vez más dañinos. Si no nos cubrimos con gafas, tenemos más probabilidades de que se nos aparezcan algunas arrugas.
  • Duerme bien. Por la noche, la piel entra en un estado de renovación. Asegúrate de descansar bien durante la noche para sentirte y verte mucho más enérgico y joven.
  • Dormir en posición fetal. Sin dudas, es una de las posiciones más cómodas para dormir. Sin embargo, presionar el rostro sobre la almohada durante tantas horas puede causarte molestias en la piel y arrugas.
  • Beber de un sorbete. Si nos acostumbramos a beber con sorbete, o fumamos demasiado, al largo plazo se nos forman arrugas alrededor de los labios.
  • El estrés. Ya hemos visto los daños del estrés en la piel. La hormona principal del estrés, el cortisol, rompe el colágeno que mantiene la piel firme y joven.
  • Confiar en los maquillajes con protección solar. La mayoría protegen contra los rayos UVB, pero no contra los UVA. Además, para que realmente haga efecto la protección, deberías usar mucho maquillaje.
  • No ignores tu cuello y tus manos. Si usas crema antiage, no te olvides de aplicarla sobre tus manos y el cuello. Estas zonas pueden delatar muchos más años de los que realmente tenemos.
  • No lavarte las manos con jabón. La falta de higiene seca la piel, además de que la hace ver poco saludable y atractiva.
Compartir en Google Plus
Comparte en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales