Cómo hacer un exfoliante de café

La exfoliación de la piel tanto del rostro como del cuerpo es un paso imprescindible para que esta se vea suave, luminosa, tersa y joven. Y si no puedes disponer de exfoliantes comerciales para realizarla, no te preocupes, pues existen algunos productos naturales que son ideales y mucho más beneficiosos para tu piel. 
Belleza , cuidado personal, cuidados de la piel,  exfoliar  tu piel,  cómo hacer exfoliante de café
Este es el caso del café, el cual es perfecto para eliminar las células muertas, reactivar la circulación, facilitar la reducción de la celulitis y devolver la tersura y la suavidad natural a la dermis. Si quieres comprobar sus maravillosos efectos, no te pierdas este artículo de en el que te contamos cómo hacer un exfoliante de café y cómo usarlo correctamente.


Para elaborar este exfoliante de café casero, necesitas reunir los siguientes ingredientes:
  • 2 tazas de café molido.
  • media taza de azúcar blanco.
  • 3 cucharas de aceite de oliva o de aceite de almendras, según prefieras.
Coge un recipiente de cristal para hacer la mezcla. Coloca en él el café molido junto al azúcar blanco y mezcla bien ambos ingredientes con la ayuda de una cuchara. Tanto el café como el azúcar son potentes exfoliantes naturales, pero toma en cuenta que si vas a usar este exfoliante casero en el rostro, será conveniente que utilices azúcar de grano fino para evitar dañar la piel.


Una vez estén bien mezclados, agrega poco a poco el aceite que hayas elegido, ya sea el de oliva o el de almendras. Ambos son ideales para hidratar y nutrir la piel, por lo que la elección es cuestión de gustos. Remueve la mezcla con la cuchara hasta obtener una especie de pasta bastante espesa y seca.

Ahora es el turno de usar el exfoliante de café casero. Lo ideal es aplicarlo durante la ducha, pues debido al vapor los poros de la piel se encuentran bien abiertos y penetrará mucho mejor en las áreas a tratar. Aplícalo dando un masaje con movimientos circulares sobre aquellas zonas del cuerpo que desees exfoliar.

Después de usar el exfoliante de café, retíralo con agua tibia y cuando salgas de la ducha, no olvides aplicar una loción corporal hidratante o humectante para mantener la piel en buen estado. Repite la exfoliación una o dos veces por semana para obtener buenos resultados.

Con este exfoliante de café, notarás los efectos de forma inmediata, pues te servirá para eliminar las células muertas e impurezas de la piel, mantener su juventud y lograr que luzca mucho más suave y radiante. Si además quieres saber cómo poner práctica un tratamiento con café que te ayude a combatir la antiestética piel de naranja.
Compartir en Google Plus
Comparte en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario