Cuidado ocular

Salud y bienestar  , cuidado ocular,Los ojos son parte esencial de la salud. Permanecer mucho tiempo ante la computadora y las lentes de contacto, en adultos; el problema del ojo vago en los niños; y descartar el glaucoma en los ancianos, deben concienciarnos para prestar especial atención a nuestros ojos y dedicarles los cuidados necesarios.

Para la salud ocular, lo más importante es mantener una profilaxis adecuada. “Controlar la higiene de los párpados es fundamental. Así, las personas que se maquillan deben desinfectarse los párpados por la noche”, señala Pilar Balado, jefe de la Sección de Superficie Ocular del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, España.

Una buena limpieza ocular comienza por lavarse con agua, aunque también existen toallas desinfectantes y espuma para sanear el borde de los párpados. Estos productos no se deben aplicar dentro del ojo, “siempre en el borde palpebral”, advierte la especialista.

“Deben desinfectar y limpiar las lentillas con una solución de mantenimiento adecuada, así como los envases donde se guardan las lentes de contacto. También es fundamental lavarse muy bien las manos antes de proceder a la extracción de las lentes, realizar el recambio cuando corresponde y no abusar de su uso”, comenta.

Además, Balado indica que quienes utilizan lentillas deben quitárselas antes de dormir.

Los ojos y la computadora:

La experta también habla del ojo seco, la enfermedad más frecuente de la superficie ocular, que aumenta con la edad y con algunos tratamientos farmacológicos; hace hincapié en la importancia de mantener la humedad de los ojos y aclara que “el tratamiento del ojo seco es muy relevante, sobre todo entre los usuarios de ordenadores”.

En este sentido explica que las personas que pasan muchas horas al día delante de un ordenador parpadean menos.

“Por lo tanto, si tienen mucha sensación de escozor y ardor, deben lavarse los ojos con suero fisiológico o ponerse lágrimas artificiales para intentar tener una mayor humedad, sobre todo, si además se usan lentes de contacto”, precisa.

Balado subraya que hay que procurar que los ojos miren en posición recta a la computadora. “No hay que situarse frente a la pantalla con la cabeza baja ni con la cabeza hacia arriba, sino justo en la posición central para tratar de minimizar la evaporación de las lágrimas”, detalla.

A la vez, indica que hay que tratar de parpadear. “El parpadeo consiste en abrir y cerrar los ojos suavemente, no en apretar los ojos, que es una mala costumbre”, comenta.

“Si al cabo de una hora empezamos a notar sensaciones de ardor y de escozor, debemos descansar. El descanso se basa simplemente en cerrar los ojos durante unos segundos, lo que hace que la lágrima se distribuya mejor”, expone la doctora Balado.

Otra de sus recomendaciones es tratar de aumentar el nivel de humedad del ambiente.

Por su parte, Carlos Palomino, jefe del Servicio de Oftalmología del Hospital Universitario Quirón de Madrid, destaca que pasar muchas horas frente a una pantalla de ordenador, pero también el viento y la calefacción o aire acondicionado del coche, si da directamente a los ojos, pueden producir sensaciones de sequedad incómodas o, a veces, incluso patológicas.

Otra buena costumbre para cuidar la salud ocular es acudir a la consulta del oftalmólogo de manera periódica para someterse a revisiones.

En este sentido, la especialista considera que, si no existe ningún problema y se trata únicamente de revisiones de control, con visitar al oftalmólogo una vez al año es suficiente.

Revisiones y gafas de sol

“Los niños deben someterse a revisiones oftalmológicas a partir de los dos o tres años. El objetivo es, sobre todo, evitar la ambliopía u ojo vago”, detalla.

Según explica la Sociedad Española de Oftalmología, la ambliopía consiste en una disminución de la agudeza visual de tipo funcional.

“Aparece cuando la imagen que llega al cerebro desde uno o los dos ojos es borrosa. El cerebro entonces no aprende a ver de forma clara. Es como si “desconectara” la información de ese ojo”, señala esta entidad.

La Sociedad Española de Oftalmología expresa que la ambliopía u ojo vago es la principal causa de mala visión en los niños.

“Alrededor del 3% de la población escolar tiene ambliopía. Se puede tener esta dolencia sin tener ningún signo externo que nos avise de ello, pero si no se trata de manera precoz y adecuadamente puede dejar un defecto visual permanente.

Por ello, es importante que todos los niños pasen un control visual entre los tres y cuatro años, de forma preventiva”, indica.

Por otro lado, entre las personas de cierta edad también es recomendable someterse a revisiones para descartar problemas como el glaucoma.

“Hay que controlar las agudezas visuales y proporcionar una corrección oftalmológica adecuada cuando sea necesaria, es decir, el uso de gafas en casos determinados, descartar la aparición del glaucoma y, en la gente más mayor, descartar problemas maculares incipientes”, afirma la doctora Balado.

Asimismo, comenta que los antioxidantes son importantes para el mantenimiento de la mácula y también resultan beneficiosos para la córnea.

En el terreno de la protección solar, la doctora recomienda utilizar gafas de sol con cristales polarizados, sobre todo, durante las horas centrales del día.

“Las gafas polarizadas son muy buenas porque proporcionan un buen aislamiento y, a la vez, te dejan ver bien, que es el gran problema de las gafas de sol”, apunta.

Así, higiene, humedad, protección solar y revisiones periódicas con el oftalmólogo son pequeños gestos que producen un gran beneficio para nuestra salud ocular.
Compartir en Google Plus
Comparte en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales