Razones para consumir calabaza para mejorar la salud

Es un alimento súper saludable, rico en vitamina C y beta-caroteno. Por estas características, al igual que las zanahorias, ayudan a preservar la vista, mantener la piel sana y reforzar el sistema inmunológico.

Salud y bienestar

Son antioxidantes

El característico color anaranjado de las calabazas proviene de su riqueza en beta-carotenos. Estos le permiten al organismo neutralizar los radicales libres. Así, se previene el envejecimiento de las células.

Protegen la vista

Los beta-carotenos también son fundamentales para la vista. Gracias a ellos, las calabazas ayudan a prevenir enfermedades tales como las cataratas o la pérdida de la visión por degeneración de la retina.

Son fuente de vitamina C

En 100 g de calabaza se encuentra casi la mitad de la ingesta diaria recomendada de vitamina C. Esta se destaca por fortalecer el sistema inmunológico. Además, en conjunto con los carotenos, hace que estas hortalizas ayuden a mantener la salud del sistema circulatorio, previniendo la arteriosclerosis y los depósitos de placas en las arterias.

Son ricas en ácido fólico

El ácido fólico preserva la salud del sistema nervioso y protege el corazón. Su consumo también es fundamental para las embarazadas, ya que interviene en la correcta formación del feto.

Ayudan a perder peso

Por ser tan ligeras, las calabazas son ideales en las dietas para perder peso. Tienen un elevado contenido de agua y su aporte calórico es bajísimo: solo 13 calorías cada 100 g. También contienen una escasa cantidad de grasas e hidratos de carbono. Además, por ser ricas en fibra, son un alimento muy saciante. Sus musílagos son perfectos para lograr un correcto funcionamiento del tránsito intestinal, algo fundamental para mantener el abdomen deshinchado.

Son diuréticas

Además de estar constituidas por un 90% de agua, las calabazas son ricas en potasio. En conjunto, estas características las vuelven un excelente diurético para combatir la retención de líquidos y depurar el organismo.

Ayudan a regular las funciones intestinales

Por ser ricas en fibra, las calabazas regularizan el tránsito intestinal sin irritar el aparato digestivo.

Protegen el estómago

Las calabazas suavizan y protegen la mucosa del estómago por el alto contenido de musílagos que se encuentra en su pulpa. Así, calman la irritación y los dolores. Es por ello que se las suele recomendar a quienes sufren de acidez, tienen problemas digestivos o gastritis.

Mantienen la piel bella

Por ser antioxidantes, las calabazas ayudan a conservar la lozanía de la piel. También se las puede usar de manera tópica. Al emplearla de este modo, funcionan como emolientes: eliminan las asperezas de la piel y las manchas. También favorecen la cicatrización de las quemaduras.


Como consumir la calabaza

Las calabazas se pueden comer de muchas maneras: solas, mezcladas con otras verduras, rellenas, en puré o al horno. También se las suele utilizar para hacer dulces, aunque no se aconseja consu
mirlas de este modo en las dietas para adelgazar.
Compartir en Google Plus
Comparte en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales