Manzanilla para combatir la Rosàcea


La rosácea es una dermatitis crónica de la región facial que causa enrojecimiento y lesiones tipo acné en los adultos. Suele comenzar con episodios de enrojecimiento en mejillas, nariz, frente, mentón (sobre todo en sitios calientes) y en su progresión aparecen pequeñas venas dilatadas y lesiones que parecen de acné, incluso con pus. 

Belleza y cuidado personal

La causa exacta no es conocida aunque hay diferentes teorías. Esta alteración en ocasiones se acompaña de molestias oculares diversas (conjuntivitis). La cara se vuelve más sensible, irritándose casi por cualquier producto.

Recomendaciones :

No se deben usar corticoides sobre las lesiones, pues mejoran brevemente el cuadro para luego empeorarlo considerablemente.

Evitar la exposición al sol, a fuentes de calor de cualquier tipo, al frío, viento, la estancia en lugares muy cálidos y los cambios bruscos de temperatura. Cuando la exposición al sol sea inevitable se usarán filtros solares.

Se desaconseja el consumo de alcohol, tabaco, comidas y bebidas muy calientes o especiadas, los quesos fermentados y el abuso de hidratos de carbono.

Evitar cosméticos en áreas lesionadas que no sean especialmente indicados, así como jabones u otros agentes irritantes (tónicos, perfumes, lociones del afeitado...).

En la medida de lo posible, se intentará disminuir el estrés y la ansiedad.

Es aconsejable evitar el estreñimiento y tratar otras posibles afecciones gástricas como la colonización por helicobacter pylori.

En algunas ocasiones, la rosácea puede confundirse con el acné o con una reacción alérgica, ya que trae consigo la aparición de manchas rojas, hinchazón y protuberancias que suelen instalarse en la frente, las mejillas y la barbilla.

Recurrir a los trucos de belleza caseros, es muy útil para calmar la piel y acabar con las irritaciones y el enrojecimiento.

Ingredientes:
  • 2 bolsitas de manzanilla
  • Un vaso de agua
  • Una compresa o un paño de algodón

Pasos a seguir:
  • Prepara una infusión de manzanilla.
  • Para ello, calienta el agua.
  • Cuando entre en ebullición, agrégale las dos bolsitas de manzanilla y retírala del fuego.
  • Espera 15 minutos a que la tisana haya perdido parte del calor y colócala dentro de la nevera.
  • Una vez que la infusión de manzanilla se haya enfriado, úsala para empapar la compresa o el paño de algodón.
  • Coloca el trapito humedecido en manzanilla sobre las zonas del rostro que hayan sido afectadas por la rosácea.
  • Deja que actúe durante unos 15 minutos.
  • Pasado ese tiempo, retíralo. No es necesario que aclares con agua.
La manzanilla es un ingrediente muy utilizado para combatir la rosácea debido a que reduce la inflamación y el enrojecimiento.
Además, contiene flavonoides, una sustancia que calma la piel.
Pon en práctica este truco de belleza casero 2 o 3 veces al día hasta que la rosácea se haya desvanecido.
Compartir en Google Plus
Comparte en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales