Tips de Belleza con sal

La sal, uno de esos alimentos con los que debes tener un especial límite a la hora de consumirlo, es beneficiosa para el organismo en muchos sentidos, y en este caso concreto entérate cómo puedes sacarle partido en cosméticos y preparaciones de belleza. 

Belleza y cuidado personal

La sal ha sido utilizada como un increíble exfoliante natural para dejar la piel completamente lisa, suave y sin rastro de impurezas. Pero este no es el único uso cosmético que se le puede dar a este ingrediente tan básico, sino que hay muchísimos tratamientos que lo tienen como protagonista y que ayudan a cuidar la piel y, en definitiva, a que luzcas más hermosa en tan solo unos instantes. 

Hoy te mostramos los diferentes trucos de belleza con sal de los que puedes empezar a beneficiarte desde ya.

Exfoliante natural par la piel

El grano de la sal es maravilloso par exfoliar la piel de forma natural, por lo que gustosamente puedes incluir este ingrediente tan básico en tu rutina de belleza. Entre otras cosas, te ayudará a tener una piel extra suave y libre de impurezas, pues con la exfoliación se eliminarán todas aquellas células muertas que se acumulan en la dermis dejándola con una textura áspera y un aspecto opaco muy poco estético.

Puedes exfoliar tu piel con sal cuando salgas de la ducha y aún estés mojada, solo tendrás que poner un poco de sal en tus manos y frotarla suavemente realizando masajes circulares en aquellas zonas que quieras exfoliar. Aplica tu crema hidratante corporal al finalizar para que tu piel quede sedosa y renovada.

Tónico facial

Si los brillos faciales que se forman a lo largo del día son una pesadilla para ti y ya no sabes cómo reducir el exceso de grasa en el rostro, el siguiente truco de belleza con sal puede servirte de ayuda. 
Te proponemos preparar una especie de tónico facial mezclando agua tibia y una cucharadita de sal marina en una botella de spray. ¡Así de sencillo! Cuando lo tengas listo, tan solo tienes que realizar pulverizaciones sobre tu rostro para que se empape de este agua y dejar que se seque solo. Verás cómo tu piel luce más mate y completamente fresca.

Aliviar los ojos hinchados

Cuando amaneces con los ojos hinchados ya sea porque no has dormido bien o no has descansado las horas suficientes, puedes desinflamarlos con un remedio natural efectivo que tiene como ingrediente principal la sal. 

En un recipiente lleno de agua caliente, añade una cucharada pequeña de sal y mezcla hasta que ambos ingredientes se integren. Luego, únicamente tienes que remojar en él unos discos de algodón de los que utilizas para desmaquillarte y colocar estos justo encima de los párpados para combatir su hinchazón.

Quitar los puntos negros

Los puntos negros aparecen cuando un poro de la piel se obstruye por una acumulación de grasa y suciedad, y una vez son evidentes le dan una apariencia muy poco saludable a la piel. ¿Deseas acabar con ellos y dejar tu piel libre de grasa e impecable? Pues debes saber que hay varios tratamientos con sal que puedes poner en práctica para lograrlo, desde una mascarilla de sal y arcilla verde hasta el que mezcla las propiedades de la sal con las del limón. 

Combatir la caspa

Cuando hay un desequilibrio en el proceso de eliminación de células muertas del cuero cabelludo, aparecen esas antiestéticas partículas blancas o amarillentas que, comúnmente, conocemos como caspa. Combatirla no es fácil pero siempre se puede tratar y hacer que el cabello luzca limpio y sano mediante el uso de buenos productos naturales, y uno de ellos es la sal.

Con la melena húmeda y antes de aplicar el champú, masajea el cuero cabelludo con un poco de sal y ¡listo! Hazlo con muchísima suavidad para evitar que aparezcan heridas y, luego, solo tienes que lavar tu pelo como de costumbre.

Baños relajantes

Tomar un baño relajante después de un día agotador es algo muy placentero y reconfortante. Además, puedes hacer que ese momento sea mucho más agradable si añades en el agua sales de baño que embellecerán tu piel y te ayudarán a eliminar toxinas al mismo tiempo. 

Para prepararlas tú misma en casa, necesitas un puñado de sal gruesa, unas gotas de colorante vegetal y un aceite esencial con un buen aroma. 
Compartir en Google Plus
Comparte en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales