Tomate bueno para el corazòn

Tomate bueno para el corazòn.- Los beneficios para el corazón de seguir una dieta mediterránea están más que documentados. Ahora, un nuevo estudio ha concluido que los tomates podrían ayudar a prevenir y combatir enfermedades coronarias.

Comer tomate de manera regular –pongamos cuatro o cinco a la semana– puede ayudar a promover la salud del corazón. Esta baya aporta antioxidantes, vitamina A y C, ácido fólico, beta-caroteno y licopeno, un antioxidante que ha demostrado reducir el riesgo de desarrollar enfermedades del corazón.

Salud y bienestar
El licopeno es un antioxidante que le brinda el color rojo a los tomates y se encuentra por lo general en su piel, entre sus propiedades saludables demostró ser muy beneficiosos para prevenir el cáncer de próstata, por ejemplo.


Nuevos estudios realizados en Harvard demostraron su eficacia para prevenir y tratar naturalmente las enfermedades del corazón, cuando examinaron a mujeres saludables cuyos niveles de licopeno en sangre eran elevados, tuvieron aproximadamente 1/3 (33%) menos de probabilidades a desarrollar enfermedades cardíacas, comparadas con un grupo de control con niveles mucho más bajos.

También esta condición se aplica a los hombres, que de hecho aquellos consumieron una menor cantidad de licopeno en la dieta, tuvieron más del triple de riesgo a padecer un ataque al corazón o un derrame cerebral, comparados con otros que consumían cantidades más altas en sus dietas.


Los tomates además son ricos en un compuesto llamado ácido gamma-amino butírico (GABA), que suma a sus propiedad saludables la capacidad para reducir la presión sanguínea y fortalecer el músculo cardíaco.

Los últimos estudios nutricionales han permitido aseverar que las dietas ricas en antioxidantes son beneficiosas en lo que respecta a la reducción de la acumulación de placa en las arterias, lo cual se traduce en beneficios para la salud cardiaca. 

El tomate reduce los niveles de colesterol malo, el cual se acumula en las arterias del cuerpo, especialmente en las coronarias, aumentando el riesgo de que se rompan y se produzca un ataque al corazón.

Consumir tomate de manera regular también promueve un mejor estado inflamatorio en personas con sobrepeso y obesidad, reduciendo el riesgo de enfermedades cardíacas, ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares y fibrilación auricular.

La tensión arterial alta es otro factor de riesgo para la salud del corazón que mejora con la ingesta de tomate. Este alimento ha demostrado reducir tanto la sistólica como la diastólica a partir de la octava semana de consumo frecuente.

Naturalmente, tomar tomate no es suficiente para obtener todos estos beneficios, sino que hay que incluirlo dentro de un estilo de vida saludable, es decir, dentro de una dieta equilibrada y combinado con la práctica habitual de ejercicio.
Compartir en Google Plus
Comparte en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales