Mascarilla exfoliante de avena y bicarbonato

Mascarilla exfoliante de avena y bicarbonato 

La exfoliación es uno de los pasos del cuidado de nuestra piel que más nos cuesta.

Pero es una parte muy importante del ritual de belleza. Con la exfoliación eliminas las células muertas e impurezas de la piel y consigues que tu piel vuelva a brillar y esté mucho más suave.

Belleza Facial,
La frecuencia dependerá de cada tipo de piel, las pieles grasas necesitan más frecuencia. Lo recomendable es  cada semana o cada 15 días, Si observamos irritación, aumento de la sensibilidad o sequedad, probablemente estemos exfoliándonos con mucha frecuencia. Tu piel te lo dirá.

Usar un exfoliante para la cara una vez a la semana o cada 15 días te ayudará a tener una piel joven, luminosa y libre de impurezas.

Y más aún si haces uso de los remedios caseros y naturales, fabricados a base de productos libres de agentes químicos e ideales para cuidar el cutis de una forma muy natural.

Presume de una piel suave y tersa desde hoy mismo con esta mascarilla casera.

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de harina de avena
  • Una cucharada de bicarbonato de sodio
  • Un poco de agua
Preparación:

Introduce la harina de avena y el bicarbonato de sodio dentro de un recipiente.

Añádele unas gotas de agua a la mezcla y remuévela para darle vida a una especie de pasta.

Si ves que te ha quedado demasiado sólida, puedes agregarle un poco más de agua.

Si, por el contrario, te has pasado con el agua y has obtenido un compuesto excesivamente líquido, vierte algo más de harina de avena para solidificarlo.

Una vez que hayas conseguido la textura deseada, extiende este exfoliante para la cara sobre el rostro limpio.

Aplícalo realizando un suave masaje circular desde la barbilla hasta la frente y evitando, como siempre te decimos, que se deposite sobre la piel que rodea los ojos y los labios.

Pasados unos 2 minutos, retira el producto enjuagándolo con abundante agua tibia.

Finalmente, sécate muy bien la cara con una toalla limpia sin frotar y aplica un tónico y una crema hidratante acorde a tu tipo de piel.

El bicarbonato de sodio eliminará las células muertas, mientras que la avena limpiará la piel en profundidad, acabará con las impurezas y evitará la deshidratación.

Pon en práctica este truco casero una vez a la semana o cada 15 días y tu piel estará siempre perfecta.
Compartir en Google Plus
Comparte en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales