Previene las arrugas del cuello y manos con leche y miel

Previene las arrugas del cuello y  manos con leche y miel 
Tanto el cuello como el escote son considerados áreas críticas, ya que al momento de emplear prendas que las dejan al descubierto pueden, o no, mostrar la edad que se tiene e, inclusive, aumentarla.

Belleza y cuidados de la piel,
Esto se debe a que la piel es más fina y delicada que en el resto del cuerpo, para poder usar ropa escotada sin tener que preocuparse por los signos delatores, existen algunos tratamientos nutritivos y fortalecedores que se pueden hacer en la tranquilidad de propio hogar.

La piel, tanto del cuello como del escote requiere de un cuidado muy especial, por las diferentes temperaturas a la que es sometida de manera diaria. Durante el invierno, permanece cubierta y recibe bocanadas de viento seco de la calefacción y en el verano, entra en contacto con el sol y el agua de mar.

El cuello y las manos suelen ser esas zonas olvidadas a la hora de realizar rutinas contra el envejecimiento. Ambas partes están cubiertas por una piel delicada que, de no recibir los nutrientes adecuados, puede debilitarse y perder elasticidad con más facilidad.

Aunque en algún momento de la vida habrá que aprender a aceptar todas esas señales físicas de la vejez, existen algunos tratamientos que pueden ayudar a retrasar su aparición para lucir jóvenes por más tiempo.

Tanto la leche como la miel tienen increíbles propiedades que desde las épocas más antiguas se han utilizado en el cuidado de la piel.

La leche contribuye a su limpieza profunda, facilitando la eliminación de células muertas y manchas oscuras.

La miel está considerada como un gran ingrediente para hidratar de forma natural y aumentar la capacidad de regeneración.

Ingredientes:
  • 1 cucharadita de azúcar (5 g)
  • ½ taza de leche (125 ml)
  • 2 cucharadas de miel (50 g)
Preparación :
  • Mezcla la leche con el azúcar y, a continuación, aplícala con una brocha por todo el cuello, escote y manos.
  • Déjalo actuar durante 20 minutos y, pasado dicho tiempo, aplícate una capa fina de miel y espera 20 minutos más antes de retirarla con agua tibia.
  • Repite este tratamiento una o dos veces por semana.

Compartir en Google Plus
Comparte en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales