Aloe vera y miel para aliviar las varices

Aloe vera y miel para aliviar las varices.-

Las várices son uno de los trastornos de la piel más comunes en las mujeres. De hecho, después de determinada edad (y a veces incluso antes), algunos problemas de circulación y otros factores terminan generando este defecto antiestético. Lo bueno es que se puede intentar combatirlas o  atenuarlas con  remedios caseros. 

Remedios y tratamientos, salud
El aloe vera tiene propiedades antiinflamatorias y es muy efectivo para aumentar la producción de colágeno. Podemos utilizarlo tanto interna como externamente para calmar las varices inflamadas y encontrar alivio.

Tanto la miel como el aloe vera tienen propiedades antiinflamatorias. Nos sirven para curar edemas y esos procesos internos originados por la hipertensión venosa y reducen tanto el dolor como la presión.

Este tratamiento con aloe vera y miel no va a curar nuestras varices,
conseguiremos únicamente obtener una mejor calidad de vida en el día a día gracias a sus principios activos para mejorar la circulación sanguínea, favorecer la cicatrización y combatir la pesadez.

Cómo preparar este remedio natural  con aloe vera y miel

Ingredientes:
  • 1 cucharada de miel de abejas (25 g)
  • 1 cucharada de la pulpa del aloe vera (15 g)
  • 1 vaso de agua (200 ml)
Preparación:

Lo primero que vamos a hacer es obtener la cantidad necesaria de aloe vera. Para ello, corta un trocito de una penca de tu planta de aloe vera, ábrela por la mitad y, con ayuda de una cuchara, extrae la pulpa y reserva.

A continuación, ponemos a calentar  el vaso de agua para, una vez llegue a ebullición, añadir el aloe y la cucharada de miel orgánica de abejas. 

Remueve bien para conseguir una bebida homogénea y permite que repose unos 5 minutos.

Toma cada mañana cuando esté tibio y espera unos 15 minutos para iniciar tu desayuno. Verás como, día a día, te vas encontrando mucho mejor: con unas piernas más ligeras y unas varices menos inflamadas.

Remedio tópico con aloe vera

  • Coge tu cubitera y coloca en cada hueco una cucharada de aloe vera. Permite que se congele en tu refrigerador.
  • Una vez listo, solo tendrás que coger uno de esos cubitos de aloe vera y pasarlo poco a poco por tus varices.

De este modo, obtendrás un gran alivio cuando llegues a casa o en esos días en que notas cómo tus varices se han inflamado más de lo normal, un remedio sencillo y muy terapéutico.
Compartir en Google Plus
Comparte en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales